Archivo de la etiqueta: guerra

¿El fin justifica los medios?

Estándar

Esta última frase “el fin justifica los medios” que se le atribuye a Maquiavelo, normalmente se utiliza para tratar de justificar el empleo de estrategias poco convencionales para conseguir un objetivo relativamente bueno.

La respuesta a esta afirmación, (el fin justifica los medios) depende del tipo de fin que se desea lograr, y cuáles son los medios utilizados para alcanzarlos. Si el fin es bueno y noble, y la estrategia de medios utilizada para lograrlo también lo es, entonces sí podríamos estar en condiciones de afirmar que el fin justifica los medios.

Pero, ¿ésta afirmación es siempre correcta? Aquí hemos de plantearnos el uso de estrategia de medios inmorales que justificamos con el logro que queremos conseguir. Y es que por muy loable que sea el objetivo a alcanzar, la moralidad del ser humano será la que tenga que regir cualquier acción que nos encamine hacia una determinada meta. Aunque, eso no es a lo que la mayoría de las personas se refiere cuando usa esa expresión. Normalmente, está expresión siempre es utilizada como una excusa para alcanzar las metas a través de cualquier medio que se necesite, sin importar la inmoralidad de los mismos. De este modo, la mayoría de las personas traducen esa expresión como “No importa cómo consigas lo que quieres, siempre y cuando lo obtengas.”

Un ejemplo histórico sobre el tema que estamos tratando, es el bombardeo de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial, en la que sus defensores vieron justo el sacrificio de cientos de miles de personas, frente a sus detractores que opinaban que fue una gran cacería humana para imponer el poder de algunos.

Durante el 6 de Agosto y el 9 de Agosto de 1945 las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki fueron bombardeadas por el ejército estadounidense con las dos únicas bombas nucleares utilizadas sin un uso experimental. En el mismo instante que las bombas explotaron se produjo un genocidio nunca antes visto, con unas consecuencias inimaginables para la humanidad. Según Estados Unidos está maniobra se realizó para evitar la muerte de más tropas japonesas y americanas puesto que los japoneses no pensaban rendirse ante Estados Unidos. El principal y, en mi opinión único, beneficio de esta acción ante todo inmoral, fue el fin de la Segunda Guerra Mundial ya que el gobernador de Japón firmó instantáneamente su rendición poco después de que ocurriese esta catástrofe que atentaba contra la humanidad. ¿Pero es este resultado motivo de justificar los medios utilizados para alcanzarlo?

Después de conocer más detalladamente lo ocurrido en las dos ciudades japonesas podemos valorar dos opiniones o posturas, la primera, utilizando la conocida frase, el fin justifica los medios, con la que podemos poner en balance los beneficios y las consecuencias que trajeron ese acto para la humanidad, y la segunda, en la que tendríamos que dejar guiarnos por la moralidad de la táctica empleada, en este caso bombardear dos ciudades llenas de personas inocentes para acabar con una guerra mundial.

Según las declaraciones del gobierno estadounidense, se antepone el finalizar un conflicto bélico a la vida de cientos de miles de personas y a las consecuencias de la radiación nuclear para generaciones futuras, afirmando que era lo que más beneficiaba a todos. Esta declaración se puede relacionar tanto con la afirmación, el fin justifica los medios, como con la teoría utilitarista de Bentham y Stuart Mill en la que se afirma que el fin de las personas es ser felices por eso las acciones que realizan tienen como objetivo principal conseguir el beneficio y la utilidad para el mayor número de personas posibles.

Por otra parte, y desde mi más sincera opinión, el bombardeo no podría estar justificado desde ningún punto de vista ya que se antepusieron los intereses de algunos países a la población del lugar, provocando así, una catástrofe inmensa con innumerables consecuencias para las generaciones futuras. Aunque el gobierno estadounidense lo justificase diciendo que había un gran beneficio, como era el de evitar la muerte de muchas tropas, no quisieron hacer frente a las innumerables consecuencias que acarrearon el lanzamiento de esas bombas.

En conclusión, la moralidad ha de estar presente a la hora de poner en marcha una estrategia de medios, de forma que estos siempre sean los adecuados para lograr el objetivo que deseamos alcanzar, ya que si la forma de obtener algo, no cumple con los principios morales, para actuar conforme a ella, debemos de desechar ese camino y buscar uno en el que los medios no supongan el pago de un alto precio.