La cuaresma

Estándar

Cuaresma big

Han transcurrido cinco días de Cuaresma aunque aún sigan escuchándose las letras del carnaval, aunque aún ha transcurrido más tiempo desde la última vez que escribí en mi blog, tanto que hoy al ir a entrar me he dado cuenta que me lo habían jackeado y que estaba marcado como un sitio peligroso. Y he pensado ¿quién puede tener interés en hackear un blog pequeñito y humilde como este?

No tengo ni idea, pero bueno supongo que alguien se aburriría y le dio por hacerlo al igual que esos que se aburren y pintan paredes o echan a arder contenedores. Gracias a Dios mi madre ha dado con el problema y mi blog vuelve a estar perfecto, es una suerte tener una mami informática que me arregle estas cosas.

Pero hoy quiero hablaros de la Cuaresma, que es ese tiempo que viene después del carnaval, del que por cierto, no he tenido tiempo de enterarme porque entre tener a mi abuela en el hospital y la gran cantidad de exámenes y trabajos que he tenido no he podido ir a ver a mi coro favorito el de Julio Pardo, bueno salvo ayer que fuimos a escucharles a la calle Plocia en Cádiz, justamente al lado del convento de Santo Domingo.

Además de que nos encontremos en Cuaresma, estoy preparando un trabajo para el padre Héctor, mi profesor de religión y ando conociendo más datos sobre este tiempo litúrgico. El número cuarenta tiene mucho que ver: Los cuarenta años que el pueblo de Israel estuvo en el desierto, los cuarenta días que Jesús se retiró al desierto, así que el número cuarenta y la palabra desierto tienen al parecer mucho que decir a la hora de explicar lo que es la Cuaresma.

Un desierto es algo árido, con unas condiciones climatológicas muy duras: Mucho calor durante el día y bajas temperaturas por la noche, lo acabo de estudiar en Ciencias Sociales, a la vez hay pocos recursos, pocos animales pueden sobrevivir en él, hay poca vegetación y el agua, algo tan necesario para la vida, es muy escasa, casi inexistente.

Por otro lado el cuarenta, también tiene muchos significados: Los cuarenta años que los judíos estuvieron perdidos en el desierto, en ese lugar tan inhóspito, los cuarenta días que Jesús estuvo meditando allí, aunque también me recuerdan los cuarenta años que acaba de cumplir mi madre que te marcan la experiencia de una vida con un cierto camino ya recorrido.

Así que esquematizando como tanto le gusta a Don Pablo, mi tutor y profesor de Sociales y Plástica, podemos hacer un esquema o una lluvia de ideas como le llama mi madre a esa primera toma de contacto con el estudio previa a hacer los esquemas y que tantas veces me repite. Pues bien, el esquema sería el siguiente: La Cuaresma es una experiencia de vida del cristiano que bien aprovechada nos permite hacer del desierto (esas situaciones tristes de nuestra vida que nos apenan a todos, yo en mi caso tengo unas cuantas pero la más importante es el hecho de que mi abuela esté en el hospital, las demás al lado de esa se quedan en segundo plano aunque también me hayan hecho sufrir) un oasis donde es posible ver florecer la vida, la ilusión y la esperanza. Son cuarenta días en los que aprender a conocerse a uno mismo e intentar renovar esas manías o defectos que todos tenemos ofreciendo nuestros sacrificios por el sufrimiento de otros, yo en mi caso, esta Cuaresma ofreceré mis sacrificios por mi abuela Mariquita que tantas oraciones necesita, también lo haré por toda la gente que está sufriendo en estos momentos por la crisis y por esos niños que no tienen la atención y el cariño que tengo yo.

Anuncios

Un comentario »

¿Te ha gustado?Me gustaría saber tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s